EL MILAGRO DE LA VIRGEN – TORRE DE LOS CABALLOS

      Llegada Romería Año 1950

     Debido a la amenaza pirata sobre el Reino de Murcia durante los siglos XVI – XVIII por parte de piratas berberiscos, algo que constituía para la población una preocupación constante, se construyen diferentes torres vigías y defensa por todo el litoral para el control del mismo ante dichos ataques,  garantizando la tranquilidad en el desarrollo de los ciudadanos.

Entrevista a D. José María Rubio Paredes Piratería en las costas de la Región de Murcia

Fuente Vídeo Entrevista : Región de Murcia Digital

 

  Una de estas torres fue “La Torre de Los Caballos” del S.XVI en la costa de Mazarrón (Almazarrón), en lo que hoy día es Bolnuevo. Junto a ella, otras como “La Torre de La Cumbre” construida unos años antes en el puerto. “La Torre de Santa Elena” en La Azohía.  O en el interior, en pleno corazón del  pueblo de Mazarrón “La Torre del Molinete”.

         Cuadrada, cilíndrica o hexagonal,  era la planta de estas torres.  Divididas en dos plantas. Un aljibe en la planta baja y una terraza donde vigilar la costa y colocar cañones para su defensa. Se accedía a ellas desde la segunda planta mediante una escalera de mano, que era retirada en caso de ataque.  También era donde se encontraba el almacén, la guarnición y se hacía vida diaria. En caso de ataque, se avisaba a la población y a las otras torres  mediante señales de humo durante el día, y  fuego durante la noche.

Visita virtual – La Torre de La Cumbre

Fuente vídeo: Región de Murcia Digital

     En el XVIII, la Torre de los Caballos sufrió diversos arreglos y remodelaciones para acondicionarla a  necesidades militares y control de costa.

El Milagro de La Virgen

     En la noche del 16 al 17 de noviembre de 1585, a pesar de  los centinelas y guardias de los vigías, los piratas berberiscos llegaron a puertas de la Villa de Mazarrón sin que nadie se percatase de nada. Pero de la misma manera éstos, huyeron aterrorizados.

      Las nueve declaraciones que bajo juramento hicieron varios vecinos del pueblo describiendo lo ocurrido.

       “Al amanecer un vigía de La Cueva de Lobos, llegó a la villa dando la alarma porque había oído ruidos extraños. Sonó entonces en señal de alerta la campana del Castillo de los Vélez. Rápidamente los vecinos fueron hasta el mar, donde divisaron siete galeotas de piratas que acababan de zarpar en su regreso  desde la costa con rumbo a Cabo Cope. De vuelta a la villa, los vecinos siguieron el rastro de huellas que habían dejando estos piratas. Su rastro, hasta las mismas puertas de la villa, pero dejando en su huida aparente munición y otras pertenencias, entre ellas, la conocida “Bandera de los Moros”.

La bandera  estuvo  colgada en la cornisa de la iglesia de la Purísima hasta los años ochenta del siglo pasado.

      Los vecinos quedaron perplejos, asombrados de ver como unos quinientos piratas llegaron hasta las mismísimas puertas de la villa de Mazarrón sin que nadie oyera o viera nada.

      Al mediodía del día siguiente, cuando la gente salía de misa, la hija de la sacristana vio que estaba encendida la lámpara de aceite de la capilla de la Virgen. Avisó a su madre, ya que dicha lámpara sólo se encendía durante la noche. Patricia Lara, la madre, se asombró de aquello , ya que Gaspar Martínez, marido, sacristán y encargado del Hospital, siempre la llenaba con una cuarta de aceite, lo suficiente para estar encendida durante la noche. Al acercarse a la capilla, ya junto a otros vecinos, vieron como la lámpara estaba encendida y goteando aceite. Donde unos minutos después y según describen, sin explicación alguna  había en el suelo más de dos libras de aceite.

        Tocó insistentemente la campana de la iglesia donde los demás vecinos acudieron a ver qué pasaba.  Allí acudió Clemente García, sacristán de la iglesia de San Antonio, el Mayordomo de la Cofradía Ginés Pérez Monzón, el escribano Jorge Escobar, como un gran número de vecinos. Cuando llegó el cura de San Antonio, D. Ginés Cifuentes, el Mayordomo abrió con la llave la puerta de la capilla y todos pudieron ver de cerca cómo la lámpara goteaba desbordándose el aceite sobre el plato. D. Ginés Cifuente, vio como la virgen tenía sobre la frente unas pequeñas gotas de agua y otras en el lagrimal que caían sobre su pecho sin parar. Miraba al sur, hacia el mar. Y sus ropas húmedas con restos de algas y arena.

      Varios vecinos contaban después, como en la noche anterior, una mujer vestida de blanco se enfrentaba al grupo de piratas que con tan sólo su presencia, éstos huyeron despavoridos.

        El cura se arrodilló, lleno de fervor empezó a dar voces alabando a Dios. El cura de San Andrés, D. Bartolomé de la Parra, secó varias veces el rostro de la imagen. Un milagro ante ellos y todos los vecinos allí congregados. Quienes con pañuelos y vasos  recogieron ese “agua” que siguió manando durante una hora y media para ser bendecidos por ella. Fue la seña de que Dios libró a la Villa de Mazarrón de aquel ataque de piratas berberiscos por intersección de La Virgen, que salió a su encuentro.

        Todo fue un remolino de emoción, fervor y clamor. La multitud se abalanzó sobre la verja para coger con paños y vasos de aceite y untarse con él los ojos y la cara y pidiendo ser lavados sus caras con el agua que manaba del rostro de la santa imagen reconociendo y proclamando que esos prodigios, que duraron más de hora y media, eran la señal inequívoca de que Dios había librado al pueblo de la invasión de los piratas moros por la intercesión segura de la Virgen María en el misterio de su Inmaculada Concepción.

      Desde entonces, todos los años en el mes de noviembre la imagen es trasladada en romería a Mazarrón el domingo anterior al 17 y regresando el domingo posterior a su ermita. La primera romería en conmemoración al milagro se realizó el 17 de noviembre del año siguiente al hecho.

    En 1946, se le añadió a la “Torre de Los Caballos” una ermita dedicada a la Purísima Concepción, en conmemoración del conocido “Milagro de la Virgen”. La torre esta declarada BIC  (Bien de Interés Cultural) y su restauración se terminó en el año 2010. Esta torre como su ermita pueden ser visitadas.

    Valentín Sarabia.

Más Información:
CENTRO DE INTERPRETACIÓN TORRE DE LOS CABALLOS
PUERTO DE MAZARRÓN (MAZARRÓN)

Avda. Mar Azul. Bolnuevo
30877 PUERTO DE MAZARRÓN (MAZARRÓN)
Teléfono: 968 594 426

 

Deja un comentario